La bella inocencia animal,

El mendigo agarró mi brazo. Y me dijo.

Que aún brotaba agua del manantial. Y me dijo, qué no era ni la sombra,

que aún podía vivir. Sin ser amada, sin ser ahogada. El mendigo me dijo.

¿Hacia dónde quieres ir? ¿Cuánto dejarás en el camino? ¿Existe un fuego interno dentro de ti, que te quema por dentro? Asumir riesgos, y tomar decisiones, significa madurar, elegir entre todas las opciones,evaluar las consecuencias de nuestros actos, y seguir, sin rumbo, en esta brújula que es la vida misma, para que,una vez evaluadas las consecuencias,amigo mío,el demiurgo hará su aparición, y nada saldrá como lo habías planeado.

Mon passe-temps favori,

c’est laisser passer le temps,

avoir du temps, prendre du temps,

perdre du temps, vivre à contretemps.

Françoise Sagan.

Es imposible llegar a concluciones elevadas si no se toman las cosas con distancia, si no se sale alguna vez del punto, si no hay tiempo para pensar, es triste que de alguna manera, muchas personas no conozcan nunca la belleza y la armonia que yace en su interior. Y por el momento, no he conocido felicidad más plena que la de la vida misma.

 

Recuerdo.

Recuerdos aquellas maravillosas mañanas de domingo, en las que salía al jardín a tomar un café con la energía del sol recorriendo mis venas, recuerdo las flores, las fresas y cómo recogíamos cerezas bajo una tarde de mayo, en la que apenas comenzábamos a conocernos, recuerdo el país extranjero, recuerdo…

Recuerdo, el estudio de música, las mañanas cantando canciones y la guitarra acompañando nuestros pasos a cada instante, recuerdo las fiestas, la sala de yoga, mi buda, el recuerdo desnudo y sigiloso, pero presente, de aquella mujer 20 años mayor que yo.

Recuerdo la buhardilla, los libros en francés, recuerdo su trabajo como traductora.La chimenea, y cómo me encantaba verte cortar los troncos en el jardín.

Recuerdo la vida salvaje, fuera de la sociedad, sin imposiciones, recuerdo los parajes, el bosque verde e incierto, los caminos empedrados y cómo me enseñaste a respirar con el paso acompasado de mis pies, sintiendo la tierra.

Las mañanas de helada, el frío que cortaba mis labios en una bicicleta prestada, con un cesto de mimbre que ennegrecía debido al clima húmedo del Tarn, recuerdo cuanto agradecí a la vida darme la oportunidad de conocer todo esto, aunque supiese que esa no era mi vida, que la vivía de prestado, que no podía quedarme en esa parsimonia permanente. Recuerdo el fulgor, el cielo cuajado de estrellas en los campos de la campiña francesa, recuerdo tu recuerdo y cómo esa imagen idealizada se fue desvaneciendo poco a poco, no eran más que espejismos, pero aún así, recuerdo tanto con un sabor, aunque ya agridulce, casi nostálgico, aquellos días de vino y rosas….

Fuimos locos, y lo merecía, pocas veces se cumplen 25 años en el paraíso.

 

 

La vida tranquila ,la vida mejor. Pero como decían aquellas maravillosas clases de latín, ahora  ya tan lejanas en el tiempo,si vis pacem, para bellum.

¿Por qué voy a ir en contra de lo que soy? Nosce te impsum. Y que el viento me lleve hacia la raíz de mis orígenes.

IMG_20170322_230213592